Orientación

 

RESPONSABLES

El departamento de Orientación está formado por Pilar Barroso (orientadora y coordinadora), Nuria Balceló (consultora) y Edurne Bilbao (pedagoga terapéutica).
 

FUNCIONAMIENTO DEL DEPARTAMENTO

La intervención con estudiantes concretos se llevará a cabo de la siguiente manera:

  1. Los tutores o el profesorado en general son los responsables de detectar y valorar las necesidades del alumnado.
  2. Si a partir de su experiencia entiende que algún alumno necesita un diagnóstico diferencial, una atención específica,..., informará a las familias de la necesidad detectada.
  3. Si las madres y padres lo consideran oportuno, serán los profesores y profesoras los que solicitarán a la orientadora su intervención.
  4. La orientadora, después de su intervención (entrevista personalizada, realización de test diagnósticos...) informará al profesorado y a las madres y padres del resultado así como su plan de acción.
  5. Sólo en casos excepcionales los padres serán recibidos por la orientadora sin seguir el protocolo anteriormente descrito y en cualquier caso siempre con cita previa.

 

 FUNCIONES DE LA ORIENTADORA

  • Realizar un Plan de Orientación y presentarlo al Equipo Directivo para su aprobación.
  • Asesorar al profesorado, a los órganos de gobierno y gestión, y a las estructuras organizativas del Centro, en el ámbito de la orientación.
  • Coordinar los aspectos generales de orientación desarrollada por los tutores y tutoras.
  • Asesorar y coordinar la planificación de las actividades de orientación en la acción educativa.
  • Promover las acciones de innovación educativa destinadas a mejorar de la convivencia, los procesos de aprendizaje, la integración...
  • Desarrollar programas de orientación con grupos de alumnado.
  • Convocar y dirigir las reuniones del Seminario de Orientación.
  • Colaborar con el profesorado en el diagnóstico de alumnado con dificultades de aprendizaje o de necesidades educativas especiales.
  • Gestionar la relación del Centro con los servicios de apoyo y orientación (instituciones...)  para la solicitud de recursos humanos y materiales para el alumnado diagnosticado y que está incluido en las listas de N.E.E.
  • Realizar la evaluación psicopedagógica individualizada del alumnado y elaborar propuestas de intervención.

 
ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD

  • Es Misión del Colegio atender adecuadamente a la diversidad del alumnado, por esto se aplican diferentes medidas compensatorias e integradoras
    Adaptaciones Curriculares, Refuerzos Educativos y Aulas de Apoyo.
  • Implantación de programas educativos alternativos, como el PIEE, una forma alternativa de cursar el Primer Ciclo de la ESO. En ellos, los contenidos están al servicio de la adquisición de competencias funcionales que les faciliten el tránsito a la vida adulta.

  

Promover la convivencia escolar significa adoptar un enfoque proactivo y educativo, significa trabajar por ella desde intenciones claras, legítimas y necesarias. La convivencia es un objetivo fundamental del proceso educativo, proceso que conlleva actitudes de aceptación y respeto, preparar el alumnado para la vida adulta facilitando un clima escolar de aprendizaje.

La convivencia ha de abordarse en positivo; educar para la convivencia no es renunciar a la existencia de conflictos sino saber enfrentarlos y superarlos positiva y efectivamente.

Nuestro modelo educativo pretende promover unos valores, actitudes y conductas positivas para la interacción social, basados en los principios de los derechos humanos y el rechazo de toda postura violenta o discriminatoria; proporcionar un buen instrumento para construir una cultura democrática, participativa, tolerante y respetuosa con las diferencias; y fundamentar compromisos y prácticas responsables de toda la Comunidad Educativa.

Las normas para la convivencia se recogen en el Decreto de Derechos y Deberes del Alumnado (ARTÍCULO 30. Conductas Inadecuadas para la Convicencia y ARTÍCULO 31. Conductas Contrarias a la Convivencia) y en el  Reglamento de Régimen Interior (RRI) del Centro.