FUNDACIÓN DE LA CONGREGACIÓN DE LAS HERMANAS MERCEDARIAS DE LA CARIDAD

Un 16 de marzo de 1878 nacía para la Iglesia la Congregación de las Hermanas Mercedarias de la Caridad. Ese día Juan Nepomuceno Zegrí y Moreno fundaba la Congregación religiosa de Nuestra Señora de las Mercedes para practicar todas las obras de MISERICORDIA entre los más necesitados. Él quería ayudar a estas personas y comprometerse a través de un proyecto de caridad destinado a los más pobres. El compromiso del Padre Zegrí fue radical, pues al fundar la Congregación hacía posible el acercamiento a estas personas. Gracias a su iniciativa muchas personas se han beneficiado de esta misión.

Las Hermanas Mercedarias son llamadas a la vida, a ser aquello para lo que han sido convocadas: compartir su vida y su misión, desde un carisma de amor redentor y liberador como quería el Beato Padre Zegrí y ser la provivencia visible de los pobres; buenos samaritanos en los caminos donde caen los indefensos, los enfermos, los ancianos, los niños abandonados, las mujeres maltratadas, los privados de libertad...

Hoy, las Hermanas Mercedarias están presentes en muchos países (Brasil, Perú, Argentina, Colombia, República Dominica, Angola, Filipinas, Haití, etc.) con el fin de remediar las necesidades que allí se encuentren, ofreciendo el amor y la ternura que nacen del corazón de Dios.

 

 

OTOITZA
Jauna
Zure mugarik gabeko eskuzabalaren eta maitasunaren berri badugu
Zuk esan zenuen nahi eta ez duzu nahi
ez goserik, ez egarririk, ez minik,
ez malkorik, ez heriotzarik
eta guk horiei denei gogor eutsi nahirik.

Laguntza eskatzen dizugu Jauna,
ugari itzazu maitasuna eta pertsonen arteko solidaritatea,
sufritzen dutenen oihuen aurrean axolagabe azal ez gaitezen,
denok bat egin dezagun zuzentasunaren eta berdintasunaren aldeko arronkan.